La vaca púrpura – de Seth Godin

Fuente: Omarketing

El marketing ya no existe. Al menos cómo se entendía en el siglo XX. El marketing tradicional de las 4 P’s, el marketing que significaba buscar un anuncio, un slogan para lanzar un producto nuevo que otros departamentos habían diseñado. Esta muerte natural del marketing ya la había previsto Seth Godin, empresario estadounidense, graduado en Filosofía y en Informática. Godin había intuido que los Media y el consumos que la gente hacía de ellos estaban cambiando. Si antes unos segundos de publicidad en televisión se transformaban en ventas y beneficios, con la llegada de Internet y de las redes sociales, el binomio televisión-industria se ha roto. Si antes los anuncios de televisión era un método de venta efectivo, ahora es necesario diferenciarse para transformare un negocio. La vaca púrpura no es un atajo barato. Sin embargo, es la mejor estrategia, a veces la única, para crecer.

Elabore una lista con todos los productos extraordinarios de su sector. ¿Quién los creó? ¿Cómo lo hicieron? Tómelos como modelos (no los copie) y estará a medio camino de crear su propio producto.

En La Vaca Púrpura, Godin nos hace ver por qué es importante diferenciarse de la competencia, por qué es importante prestar un servicio mejor que otros, la obsesión que llevó al éxito el café del Starbucks por ejemplo. Solo de esta forma conseguiremos hacer que un extraño entre en nuestra tienda o compre nuestro producto. De allí la imperante necesidad de encontrar nuestra vaca púrpura. Evidentemente, no podemos saber a priori se la vaca púrpura funcionará. Nunca sabremos si es lo bastante extra-ordinario o demasiado arriesgada. Ésa es la clave. Es el hecho de no poder predecir el resultado lo que hace que funcione. La lección es sencilla: lo aburrido conduce al fracaso. Hay que hacer algo. Hacer nada no es tan bueno como hacer algo. ¿Qué pasaría si durante una o dos temporada en lugar de lanzar nuevos productos propondríamos algún clásico? ¿Qué sorprendente novedad podría ofrecer la primera temporada que regresara? ¿Existe alguna forma infalible para crear una Vaca Púrpura cada vez? ¿Hay una formula secreta que se puede usar para incrementar la creatividad? Claro que no existe. Es el mismo autor a avisarnos que en el libro no encontraremos ningún ritual mágico, y solo nos propone un proceso, un sistema muy simple: «se debe ir a por la novedad». Hay desafiarse a uno mismo y al equipo, y describir cuáles son esos límites para luego probar qué límite tiene más posibilidades de aportar los resultados buscados. Este proceso puede ayudar a las organizaciones a descubrir las características que convierten un producto en extraordinario.

Seguir leyendo →
¿Y tú qué opinas?

Liderazgo de nivel superior – de Ken Blanchard

Cuando los individuos ejercen un liderazgo de nivel superior mejoran el mundo que les rodea porque sus objetivos van encaminados a lograr el bien común. Mejorar el mundo circundante requiere, pues, que el estilo de liderazgo que impere sea el liderazgo de servicio.

Liderazgo de nivel superior es uno de los libros más importante de Ken Blanchard. El autor entiende el liderazgo como un proceso para alcanzar resultados en el cual se aplica respeto, atención e imparcialidad hacia los implicados en el mismo.

Este tipo de liderazgo se basa sobre la visión y la motivación. La visión indica nuestro propósito, nos dice quienes somos, hacia dónde vamos; la motivación indica los valores que caracterizan nuestro viaje.

Según estas premisas, las organizaciones que destacan por un liderazgo de nivel superior se caracterizan por:

  • Tener la meta y la visión correctas.
  • Tratar servicialmente a sus clientes.
  • Preocuparse de sus empleados.
  • Seguir el estilo de liderazgo adecuado.

Todo tipo de empresa o institución debería analizar, profundizar y adoptar cada uno de estos puntos por las siguientes razones:

  1. Permite prestar un mejor servicio.
  2. Proporciona un tipo de liderazgo ejemplar.
  3. Ayuda a crear una organización de alto rendimiento.
  4. Aporta más éxito y sentido a sus empleados.
Seguir leyendo →
¿Y tú qué opinas?

Coaching para todos – de Alejandro Fiol – Meritxell Obiols

Coaching para todos es un libro muy recomendable para acercarse al mundo del Coaching.
Los autores, Alejandro Fiol y Meritxell Obiols, con una grande dosis de humildad, dejan claro que el libro quiere ser una guía para quién trabajar con personas, con el objetivo de que estas consiguen un cambio en su vida personal o profesional.

El modelo de Coaching que proponen es basado en la descripción y funcionamiento de tres tipologías básicas y dos mixtas. Las tres tipologías básicas son la «física», «emocional» y «mental». Las personas de tipología física son caracterizadas por el actuar, y el cuerpo físico es el dominante y gobierna sobre el emocional y el mental. Las personas de tipología emocional son caracterizadas por el sentir, y el cuerpo emocional es el dominante y gobierna sobre el físico y el mental. Las personas de tipología mental son caracterizadas por el pensar, y el cuerpo mental es el dominante y gobierna sobre el físico y el emocional.
Aparte de las tres tipologías básicas, el coaching tipológico contempla otras dos tipologías que se dominan físico-emocional y mental-emocional.
Conocer la tipología de las personas que se tiene como coaches, paciente o subordinado, es fundamental para llevar acabo unas sesiones productivas que lleven a alcanzar el objetivo prefijado.

Tras la parte teórica, los autores nos cuentan una serie de ejemplos reales que nos hacen entender mejor cómo tratar cada tipología. La experiencia es fundamental para conocer y tipificar las personas, y así no perder tiempo precioso para empatizar con ellas.

Finalmente, nos explican una serie de técnicas de respiración para complementar las sesiones de coaching, y que tienen como objetivo el de conectar al coaches con su cuerpo.

Seguir leyendo →
¿Y tú qué opinas?

Poderes terrenales – de Anthony Burgess

“Era la tarde de mi ochenta y un aniversario y yo estaba en la cama con mi ganímedes, cuando anunció Alí que había venido a verme el arzobispo. Está bien Alí – dije en trémulo español a través de la puerta cerrada del dormitorio principal – llévale al bar. Sírvele algo de beber”

El octogenario es George Toomey, está en Malta y “me retiré hace diez años de la profesión de novelista”

Este es el comienzo deslumbrante de la novela de Anthony Burgess “Poderes Terrenales” (“Earthly Powers”). Se trata de un alarde, un “tour de force” del escritor. Una novela monumental, 1.010 páginas, con un recorrido a lo largo del siglo XX.

Veamos la percha que sujeta la trama. Kenneth Toomey, escritor homosexual, tiene una hermana; Hortense, que se casa con Domenico Campanati, cuyo hermano Carlo Campanati es sacerdote. Con estas tres varillas de abre el paraguas. Kenneth se convierte en un escritor de fáciles éxitos comerciales y su actividad justifica diversos escenarios; Inglaterra, Francia, Italia, Malasia, Malta, Marruecos, Uganda, Estados Unidos, Alemania, Austria, España … Carlo desarrolla una exitosa carrera eclesiástica que le llevará al obispado y posteriormente nada menos que a ser elegido Papa. Domenico triunfa como compositor musical de bandas sonoras de películas, lo que permite una incursión al Hollywood dorado.

Seguir leyendo →
¿Y tú qué opinas?

En la orilla – de Rafael Chirbes

Esteban, cerca de los 70 años, ha malgastado su vida. A los 20 emprendió el vuelo, estudió Bellas Artes, salió al extranjero… el vuelo duró poco y regresó a casa. Cobardía. El resto de su vida haciendo lo que no quería. Trabajo bajo la tutela de su padre en el negocio familiar, un taller de carpintería. Amargura

Esteban, más solo que Launa, tiene que cuidar a su padre, dependiente total, trastorno cognitivo senil, deterioro físico, casi un vegetal. Amargura

Esteban ha hipotecado todo recientemente para entrar en la especulación inmobiliaria con un notorio corrupto Tomás Pedrós. Lo ha perdido todo. Ruina económica. Amargura

Esteban cierra por quiebra la carpintería, despido de sus trabajadores; Álvaro, Joaquín, Jorge, Julio, Ahmed. También despide a Liliana, inmigrante colombiana que cuida a su padre y atiende las labores domésticas. Amargura

Esteban. Solo. Fané. Descangayado. Soltero, sin hijos ni familia. Recuerdo permanente y nostalgia obsesiva por Leonor, su perdido amor juvenil. Amargura

Esteban. Resentimiento y envidia hacia su amigo desde la infancia Francisco. Francisco es un inteligente vividor, ha hecho lo que ha querido. Se ha enriquecido y además se ha casado con Leonor. Amargura

Chirbes hace una autopsia tardía de la costa mediterránea. Nada menos que un fracaso vital en un entorno social de miseria moral, corrupción, degradación ambiental. Esteban lo sufre en 2.010, ¿hasta entonces estuvo ciego?, ¿no vio lo que sucedía en la costa desde comienzos de los 60’s? riquezas estentóreas, mal gusto grosero, alcohol, mariscadas, cochazos, Rolex, drogas y putas. Cuando esto sucedía ¿dónde miraba Chirbes? Escribía de gastronomía en la revista “Sobremesa”.

Esteban se hace el harakiri, un ajuste de cuentas consigo mismo; ¿qué soy? un penurias, un perdedor. “En la orilla” un cilicio en Cuaresma. Más triste que las Tres Horas. Una reflexión a toro pasado, al rebufo del éxito de la novela anterior “Crematorio”

Supuesto estilo narrativo original y rompedor. Chirbes estructura su relato en forma de “bloques” . En entrevista publicada en ABC, Alfonso Armada dialoga con Chirbes: “Me impresiona el aspecto físico de la página en sí. Un bloque de texto. Una vez que entras, te quedas dentro” (A.A.) “Sí, yo creo que es así. El proyecto es así. Atrapar al lector y no dejarle salir” (R.Ch.) “No dejarle respirar” (A.A.) “Ahí voy. No puedes dejar una frase porque viene otra a continuación. El punto y aparte marca un respiro” (R.Ch.). Pues bien estos “bloques” son mazacotes de unas ocho páginas de texto ininterrumpido. Monólogos o descripciones en primera o tercera persona. Un ejemplo, cinco páginas disertando sobre los frutos secos. Lectura pesada, laboriosa, se te cae de las manos. Masticar madera. Los “bloques” no son secuenciales, alternan personajes, situaciones y tiempos. ¿Novedad? James Joyce publicó “Ulises” en 1.923. ¿Novedad? John Dos Passos publicó “Manhattan Transfer” en 1.925.

Creo detectar en Chirbes una cierta incapacidad para crear un relato. Un cocinero guisa los ingredientes. Chirbes nos da los trozos envueltos en papel de estraza y el lector tiene el trabajo de ensamblarlos para componer el rompecabezas. “En la orilla” un regurgitar de bilis. Un tardío fruto seco.

Postdata: Esteban “en la orilla”, el fracaso de su vida encarando la muerte en un entorno social de miseria moral y corrupción, 440 páginas. Cortito y al pie, Enrique Santos Discépolo lo expresó de forma magistral en las pocas palabras de dos tangos “Yira, yira” y “Cambalache”

Seguir leyendo →
¿Y tú qué opinas?